Me salgo de mi discurso habitual de protección de datos y me meto en un jardín en el que nadie me llama.

Se trata de las revueltas en Francia.

 

Los revoltosos se sienten menospreciados por la sociedad por haber sido apartados en guetos. ¿No se sienten agradecidos por recibir subvenciones?

 

Lo siento con violencia, no tienen razón.

 

Nadie que emplee la violencia tiene razón.

 

Con el uso de la violencia se pierde la razón.

 

Punto.

 

Si se sienten discriminados por la sociedad francesa, hay otras vías de manifestación pacífica y de protesta para reclamar sus derechos.

 

¿ Cómo se reclaman los derechos saqueando una tienda de electrodomésticos?

 

Siento muchísimo la muerte del joven Nahel, pero esto no da argumentos para saquear y violentar a la sociedad pacífica francesa. Si no estás de acuerdo, te manifiestas pacíficamente, haces una huelga de hambre o te quemas a lo bonzo. Pero nada de violencia en las calles.

 

Lo siento, es mi idea.

 

Mi recriminación al gobierno francés es que no saque los tanques a la calle. En este caso y en el de los chalecos amarillos. En el caso de que salgan violentamente las hermanitas de los ancianos desamparados a quemar coches o incendiar comisarías

 

Lo siento, no puedo con la violencia. El bienestar social es sagrado.

 

Los dirigentes franceses deben dejar claro este punto. Pacíficamente se negocia lo que sea, pero con violencia mano dura.

 

Es lo que pienso.

 

Si aún así no me odias te recomiendo mi consultoría en protección de datos. Somos buenos, muy buenos.

 

Protección de Datos para empresarios y emprendedores -5 trabajadores: 174€ / año

 

* * * * * * * * * * * *

Si te ha gustado esto, envialo a alguien que aprecies mucho